Las leyes obsoletas son sólo un pequeño factor en un sistema plagado de deficiencias que obstaculizan su eficacia y equidad.

El blog de hoy analiza exhaustivamente el sistema de inmigración de Estados Unidos, en particular sus problemas y posibles soluciones.

El problema: un proceso inherentemente prolongado y complejo

Uno de los problemas más apremiantes que contribuyen a nuestra acumulación actual de tarjetas de residencia son las mociones largas e intrincadas que se les pide a los solicitantes que realicen. El tiempo de espera para la aprobación de visas es  de 5 a 7 días hábiles , con dos días adicionales para la entrega.

Los solicitantes de tarjetas verdes y ciudadanía están sujetos a tiempos de espera adicionales, lo que aumenta su frustración, ansiedad, incertidumbre e inseguridad.

Los complejos procedimientos burocráticos disuaden a los candidatos elegibles de seguir vías legales de inmigración, y muchos se ven obligados a ingresar al país por medios no autorizados. Ya conocemos las  condiciones de detención  de los inmigrantes indocumentados, pero no habría necesidad de detenerlos si el sistema proporcionara más caminos hacia la inmigración legal.

El problema: un proceso inherentemente prolongado y complejo

La solución: agilizar el proceso

Hay muchas vías para agilizar la inmigración basada en familias y empleados y reducir la acumulación de tarjetas de residencia, matando dos pájaros de un tiro proverbial.

El sistema de inmigración podría acelerar el procesamiento de documentos mediante el uso de tecnología. Una comunicación más rápida entre un departamento y otro también podría reducir el tiempo de solicitud a la mitad.

También cabe señalar que la falta de financiación exacerbó el número de casos de inmigración después de la pandemia. USCIS está financiado por solicitantes y peticionarios, no por contribuyentes. Desafortunadamente, todavía no se ha reflexionado sobre el número de casos , que sigue siendo tan grave como siempre.

El problema: tiempos de espera de décadas para los solicitantes de inmigración basados ​​en la familia

Los titulares de tarjetas verdes que patrocinan a miembros de su familia, en particular a niños solteros, de países densamente poblados han estado retrasados ​​desde 2001 . La separación ha resultado en la pérdida de hitos e incluso ha provocado la muerte de un miembro de la familia del lado del peticionario o del beneficiario antes de reunirse con sus seres queridos.

La solución: revisar las políticas

Existe una necesidad urgente de revisar las políticas de inmigración basadas en la familia, comenzando por ampliar las cuotas anuales de visas para estas categorías. Abordar los límites anuales individualmente para diferentes países o eliminarlos por completo podría aliviar el retraso. También permitiría que las familias se reunieran antes.

El problema: los estrictos criterios de elegibilidad para la inmigración basada en la familia

El actual sistema de inmigración estadounidense da prioridad a los familiares inmediatos (cónyuge, hijo menor o padre) de ciudadanos estadounidenses.

Aparte de los familiares inmediatos, que siguen siendo la prioridad, los restantes solicitantes de inmigración por motivos familiares se dividen en las siguientes categorías de preferencia :

  • Primera preferencia (F1): Los hijos solteros de ciudadanos estadounidenses mayores de 21 años;
  • Segunda preferencia (F2A): cónyuges e hijos menores solteros de residentes permanentes legales;
  • Segunda preferencia (F2B): hijos solteros de residentes permanentes legales de 21 años o más;
  • Tercera preferencia (F3): Hijos casados ​​de ciudadanos estadounidenses;
  • Cuarta Preferencia (F4): Hermanos de ciudadanos estadounidenses, siendo estos últimos 21 años o más.

El problema con la lista anterior es obvio: si no está directamente relacionado con un residente permanente o ciudadano estadounidense, no califica para una tarjeta de residencia a través de su familia.

El problema: los estrictos criterios de elegibilidad para la inmigración basada en la familia

La solución: ampliar la definición de inmigración basada en la familia

Una vez que se resuelva el problema del retraso, debería ser más fácil ampliar lo que se considera “familia” en el sistema de inmigración estadounidense. Debería reflejar la naturaleza cambiante de las relaciones familiares en la sociedad moderna.

Como mínimo, la inmigración basada en la familia debería incorporar a miembros de la familia extendida. Las interpretaciones de “familia” pueden integrarse a la definición mucho más tarde.

El problema: las limitaciones del programa de visas H-1B

El Programa H-1B es una categoría de inmigración especial reservada para trabajadores extranjeros altamente calificados. Ha enfrentado críticas por sus limitaciones y abusos. Algunos casos incluyen:

  • Trabajadores que pagan mal;
  • Despedir a trabajadores locales para contratar personal no estadounidense mal pagado;
  • Obligar a los trabajadores locales a capacitar a sus reemplazos.

Incluso sin los puntos mencionados anteriormente, el programa vincula a los titulares de visas H-1B con sus empleadores patrocinadores, creando una dinámica de poder que permite la explotación de los trabajadores y la movilidad laboral limitada.

Para empeorar las cosas, el límite anual de visas H-1B a menudo se agota en cuestión de días, lo que la convierte en una ruta desafiante para los solicitantes que lo merecen.

La solución: corregir el desequilibrio de poder

Mejorar la integridad del programa de visas H-1B implica explorar vías para reducir la dependencia de los empleadores. Permitir a los titulares de visas una mayor movilidad laboral y la libertad de cambiar de empleador sin poner en peligro su estatus empoderaría a los trabajadores extranjeros y evitaría la explotación.

Del lado de los trabajadores estadounidenses, el sistema podría introducir un programa de recompensas para los trabajadores extranjeros, incentivándolos a denunciar capacitaciones forzadas y despidos injustos.

Por último, revisar el sistema de asignación de límites para priorizar las industrias de alta demanda en lugar de poner un límite único para todo y reducir la dependencia del sistema de lotería podría hacer que el programa sea más efectivo.

El problema: las deficiencias de la lotería de visas de diversidad

El programa de Lotería de Visas de Diversidad, o DV, promueve la diversidad y brinda oportunidades para personas de países subrepresentados. Sin embargo, ha enfrentado críticas por su aleatoriedad y posibles riesgos de seguridad.

Aún más preocupante es el hecho de que un programa que dice ser diverso excluye a solicitantes de ciertos países porque Estados Unidos vio una afluencia de más de 50.000 nativos en los últimos cinco años desde estas naciones.

Si bien la exclusión pretende dar a las personas de otros países una mayor probabilidad de obtener una tarjeta de residencia y aumentar la diversidad, no tiene en cuenta las poblaciones individuales ni las condiciones socioeconómicas que podrían obligar a las personas a huir de su país de origen.

La solución: hacer que todo sea menos aleatorio

Fortalecer el programa de violencia doméstica podría abordar las críticas de que es demasiado aleatorio. Podría implicar la implementación de rigurosos controles de seguridad y procedimientos de investigación para garantizar que solo se seleccionen solicitantes elegibles y legítimos.

Además, considerar un sistema basado en puntos que evalúe las habilidades, la educación, el dominio del idioma y otros factores del solicitante podría mejorar la efectividad del programa y al mismo tiempo mantener sus objetivos centrados en la diversidad.

En cuanto a excluir países de participar en el programa DV, abordar la cuestión de las cuotas podría resolver ese problema. Si a más personas se les otorgan tarjetas de residencia a través de familiares y empleadores, no tendrán que considerar vías alternativas como estos programas.

El problema: falta de caminos claros para los inmigrantes indocumentados

La disminución de la  población de inmigrantes no autorizados  no significa que el sistema de inmigración estadounidense haya comenzado a brindarles a los inmigrantes indocumentados más vías hacia la ciudadanía. Simplemente indica medidas estrictas en las fronteras.

La ausencia de vías claras para que los inmigrantes indocumentados ajusten su estatus y contribuyan legalmente a la sociedad sigue siendo un inconveniente importante del sistema de inmigración estadounidense. Esta situación no siempre conduce a una resolución feliz, como se muestra en las películas y programas de televisión.

En el mundo real, crea poblaciones vulnerables susceptibles a la explotación y al acceso limitado a derechos y recursos básicos.

La solución: crear un camino hacia la ciudadanía

La Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración ha estado trabajando arduamente  para abogar por un camino hacia la legalización  para los inmigrantes indocumentados y aquellos sin estatus permanente.

La mayoría de estos inmigrantes tienen raíces en los EE. UU., no tienen antecedentes penales y contribuyen positivamente a sus comunidades.

Crear caminos hacia la legalización reconocería las contribuciones económicas y sociales de los inmigrantes indocumentados y se alinearía con los principios de justicia y compasión.

También reflejaría el enfoque basado en la diversidad que el sistema de inmigración estadounidense ha adoptado recientemente.

La solución: crear un camino hacia la ciudadanía

El problema: no retener a los graduados internacionales

¿Sabías que Canadá ofrece visas de trabajo de posgrado a graduados internacionales? ¿Sabías que estos permisos podrían convertirse en visas de residencia permanente? Australia y el Reino Unido también ofrecen muchas vías para que los estudiantes permanezcan y trabajen en sus países mucho después de que sus estudiantes hayan expirado.

Por el contrario, Estados Unidos  carece de un camino claro  para que los estudiantes continúen quedándose y comiencen a trabajar en el país después de graduarse. Como resultado, nuestro país pierde el talento que ayudamos a cultivar con nuestro sistema educativo.

La solución: crear oportunidades laborales de posgrado

La primera y más obvia solución a este problema es implementar un camino claro que pase de visas de estudiantes a visas de trabajo para graduados internacionales.

El segundo es crear oportunidades laborales de posgrado para estos estudiantes. El sistema de inmigración de EE. UU. podría extender los períodos de capacitación práctica opcional (OPT) a todos los  tipos de visa de estudiante . Actualmente, Estados Unidos reserva esta oportunidad para  estudiantes F-1 .

La tercera opción podría ser incentivar a los empleadores a contratar graduados internacionales para que estén muy motivados a mantenerlos dentro de los EE. UU.

El problema: cuotas y categorías de inmigración limitadas basadas en el empleo

El sistema de inmigración estadounidense podría terminar emitiendo  197.000 visas de trabajo  este año. Si bien esto parece mucho, no lo es mucho en el contexto global.

El sistema ofrece cuotas y categorías de visas limitadas, y a menudo no logra adaptarse a las diversas habilidades requeridas por el mercado laboral en evolución. La asignación de visas bajo estas restricciones puede generar una acumulación de solicitudes y una lucha para los empleadores para asegurar el talento que necesitan.

La solución: ajustar las cuotas de visas a las demandas del mercado

Se dice en la calle que el sistema de inmigración evalúa periódicamente las estadísticas de las tarjetas verdes de diferentes países para garantizar la diversidad.

Evaluaciones periódicas similares de las necesidades del mercado laboral pueden informar ajustes en las asignaciones de visas para diversos niveles de habilidades e industrias. Al reflejar la demanda de habilidades específicas, el sistema puede prevenir la escasez y alinearse con la naturaleza dinámica del mercado laboral.

Aunque categorías como la visa de capacidad extraordinaria EB-1 y la visa de trabajador calificado EB-3 ayudan a distinguir a los empleados, están limitadas por restricciones de cuota. Sería bueno tener cuotas separadas para estas categorías para satisfacer mejor las demandas del mercado en el futuro.

La solución: ajustar las cuotas de visas a las demandas del mercado

El problema: falta de vías para los trabajadores poco calificados

El actual sistema de inmigración estadounidense favorece a los inmigrantes altamente calificados, lo que convierte a los trabajadores poco calificados en una tercera preferencia para la inmigración basada en el empleo . Esto les deja con vías limitadas para la entrada legal. Esta discrepancia a menudo resulta en una dependencia de mano de obra no autorizada, lo que lleva a la explotación y al trato injusto de los trabajadores vulnerables.

La falta de oportunidades para los trabajadores que no tienen un título universitario también crea un vacío en nuestras industrias físicamente exigentes y con salarios bajos, donde la falta de personal ha alcanzado su nivel más bajo.

La solución: aumentar las cuotas para visas de trabajadores poco calificados

Es hora de que las leyes arcaicas que limitan la entrada de trabajadores poco calificados a Estados Unidos den paso a enmiendas y nuevos proyectos de ley. Renovar el sistema de visas para estos inmigrantes es la necesidad del momento.

El sistema de inmigración estadounidense puede crear nuevas categorías de visas o ampliar las existentes para satisfacer la demanda de mano de obra esencial poco calificada. El aumento de las vías legales evitaría la explotación de los trabajadores indocumentados y aumentaría el escrutinio del trato y los salarios de estas fuerzas laborales.

Supere todos los obstáculos con nuestras consultas sobre leyes de inmigración

El sistema de inmigración estadounidense tiene su corazón en el lugar correcto. Prioriza los ideales de oportunidad e inclusión, pero enfrenta una serie de deficiencias que requieren atención urgente. Al abordar cuestiones como la falta de vías claras para los inmigrantes indocumentados y las cuotas limitadas, los formuladores de políticas pueden trabajar hacia un sistema de inmigración más justo, eficiente y humano.

Si usted es uno de los pocos que califica para una tarjeta verde a través de la familia, el empleo o cualquier otro medio, encuentre la asistencia legal adecuada con nuestros abogados de inmigración, quienes han abordado casos relacionados con la familia, el empleo, la inmigración humanitaria y la visa de inversionista. programas.

Póngase en contacto para consultas y asistencia adicional sobre nuestros servicios legales.

La abogada Ingrid Borges Perez habla
inglés, portugués y español.

flag flag flag

Creo que cada inmigrante
es un futuro estadounidense.

Espero que emprendamos este viaje juntos y
poder ofrecerles un resultado exitoso.

Envíeme un mensaje
Ingrid

Deja que te ayude

Envíame tu caso